La fiebre y los niños. Consejos básicos

La fiebre es tan sólo una defensa natural del organismo para acabar con los virus. Pero cuando un niño tiene fiebre algunos padres corren hacia urgencias, la mayoría de ellas innecesariamente. No es necesario intentar bajar la fiebre hasta la temperatura habitual. El aumento de la temperatura ayuda a la acción de las defensas del organismo frente a las bacterias y los virus que producen las infecciones. Ante un niño con fiebre lo más importante es saber cuál es la causa y estar pendiente de aquellos síntomas que indican problemas y la conveniencia de consultar al pediatra. Las pautas que suelen dar los expertos son estas:

i3

 -La fiebre no es una enfermedad, es un mecanismo de defensa del organismo contra las infecciones, tanto las causadas por virus como por bacterias.

-La fiebre por sí sola no causa daño cerebral, ni ceguera, ni sordera, ni muerte.

-Determinados niños pueden tener convulsiones por fiebre pero el tratamiento de la fiebre no evita dichas convulsiones. Nunca se deberían dar medicamentos para bajar la fiebre para este fin.

-Solamente debe tratarse a un niño con fiebre cuando venga acompañado de malestar general o dolor. El ibuprofeno y el paracetamol tienen el mismo efecto para tratar el dolor y su dosificación debe realizarse en función del peso del niño y no de la edad. La mezcla de ibuprofeno y paracetamol no es aconsejable.

-Usar paños húmedos, desnudar a los niños o las duchas con agua fría para el tratamiento de la fiebre está desaconsejado.

-No abrigarlo ni desnudarlo con fiebre

-El niño debe estar bien hidratado. Suministrarle bastantes líquidos y procurar que tengan hidratos de carbono (zumos de frutas, batidos, papillas, etc.).

-Tras la vacunación no se aconseja el paracetamol o ibuprofeno.

-Ni la cantidad de fiebre ni el descenso de ésta tras administrar ibuprofeno o paracetamol sirven para orientar sobre la gravedad de la infección.

Cuando de verdad hay que empezar a estar preocupado

Video29_clip_image002

Si llegados a este punto hay signos de empeoramiento, los expertos recomiendan consultar urgentemente si el niño padece:

-Manchitas en la piel, de color rojo oscuro o morado, que no desaparecen al estirar la piel de alrededor.

-Irritabilidad o llanto excesivo imposible de calmar.

-Cuello rígido.

-Pérdida de conocimiento o convulsiones.

-Dificultad para respirar, ya sea un pitido, respiraciones fuertes y agitadas…

-Vómitos y/o diarrea persistentes o muy abundantes que causen deshidratación

-Si no orina o la orina es escasa.

Si el niño es menor de 3 meses y padece fiebre, la visita a urgencias debe ser inmediata.

Tagged , . Bookmark the permalink.

One Response to La fiebre y los niños. Consejos básicos

  1. Un lactante menor de 3 meses con fiebre alta debe ser visto por un m dico, el cual le realizar los ex menes necesarios para diagnosticar la causa de la fiebre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *